Skip to main content

El Puente Salud Mental Valladolid echa la vista atrás para recordar una trayectoria de más de 30 años. Un recorrido que centró el desarrollo de la gala que tuvo lugar el 26 de mayo en el Auditorio Miguel Delibes y que permitió a los más de 300 asistentes retroceder a unos inicios marcados por la ilusión, los retos, desafíos… Un viaje apasionante que no ha estado exento de dificultades, pero tampoco de esfuerzo, lucha y coraje por superar etapas y por hacer de la salud mental una prioridad.

Los inicios de El Puente se remontan a los años 90, ante la reforma psiquiátrica que tuvo lugar unos años antes y que supuso el cierre de hospitales psiquiátricos y la creación de nuevos recursos. Fueron muchas las familias que se vieron con sus hijos, padres, madres, hermanos… sin saber qué hacer, a dónde acudir… Pero fueron un grupo de familias las que aunaron esfuerzos y así fue como nació El Puente. 

“Echamos la vista atrás y vemos unos inicios duros, pero a la vez esperanzadores y con muchos retos por delante. El reto de humanizar la salud mental, de luchar contra el estigma, de dejar de estar ignorados y silenciados en la sociedad”, explica Raquel Barbero, presidenta de El Puente.

Eran tiempos de mucho trabajo y de un esfuerzo titánico por romper con la marginación de la asistencia a las personas con problemas de salud mental. “El desafío de asumir cambios en las normativas legales para defender y proteger los derechos del colectivo y sus familias, así como el de integrarse en la Comunidad y ver la salud mental como una cuestión que forma parte de todos”, añade Barbero. “Porque eso es la salud mental, una prioridad global. Todos lo sabemos, pero los últimos años han acabado de convencer hasta a los más escépticos de la importancia vital que tiene la salud mental”, concluye.

Y en estos más de 30 años son muchos lo hitos, logros, avances que se han vivido. Muchas las metas que se han alcanzado, siempre con la encomiable colaboración de las Administraciones, entidades, empresas, miembros de Junta Directiva, profesionales, voluntarios, socios… Todos aquellos que forman parte parte de la gran familia de El Puente.

“A base de determinación y voluntad, mirando hacia delante y desde dentro también hacia fuera, nos hemos convertido en un referente en la lucha por la salud mental en la provincia de Valladolid. Una asociación que ha demostrado que con tenacidad, profesionalidad y empeño se alcanzan muchos retos. Una entidad que no ha dejado de experimentar, fallar, de vivir con pasión y eficiencia cada reto y teniendo muy presente, siempre, que todo es mejorable. Pero sin perder la ilusión y el afán de superación”, comenta Barbero.

Una entidad que mira al futuro con esperanza y con el deseo de seguir trabajando y luchando por defender los intereses de las personas con problemas de salud mental. “Continuamos dando pasos y seguiremos luchando y visibilizando la salud mental, eso que forma parte de todos y que tan necesario es cuidar”, concluye Barbero.

Deja un Comentario